El trabajo debería ser una fuente de alegría, creatividad, comunicación y realización personal. La empresa, a su vez, no es solamente generadora de bienes y servicios: es una comunidad humana donde autoridad, persona, esfuerzo, solidaridad y economía forman una totalidad orgánica. Sin un trabajo más humano, solidario y responsable y sin una empresa que busque el bien común y el crecimiento del hombre, no es posible soñar con un mundo mejor. El presente apunte aborda esos temas.

 

aportes para una visión